Mapas conceptuales

Hace unas semanas me encontré sentada con un libro y un papel armando un cuadro que trate de simplificar y recopilar conceptos de manera esquemática.

Entonces pensé ¿Cuántos de estos cuadros he desarrollado? Muchos. . .

Los cuadros conceptuales nos ayudan a ordenarnos, es una de las mejores técnicas de autoaprendizaje. Como los conceptos se van relacionando con flechas o líneas, los hace visibles y muy recordables.

Para armar los cuadros es importante saber priorizar y valorar cada palabra/concepto que debería abrirse en más palabras que se van sumando y así van conformando un esquema relacional. Partimos de un tema principal, que a su vez puede poseer tres o cuatro subtemas,  de esa forma se va desarrollando un esquema que crece hasta que en veinte conceptos hemos reunido varias horas de exposición.

“La utilización de mapas conceptuales en las tareas de enseñanza no es novedosa; sin embargo, actualmente existen herramientas que facilitan su construcción en forma colaborativa, y que permiten a los estudiantes organizar y negociar los significados de un cuerpo de conocimiento.” (Maglione y Varlotta Domínguez, 2001, p. 9)

Para que un mapa conceptual pueda ayudarnos hay que jerarquizar y otorgarle un orden consecutivo a los conceptos. Porque es importante que este mapa que hemos armado en cuanto lo retomemos en unos meses, siga manteniendo el significado que le hemos dado cuando lo confeccionamos. Es por ello, la importancia de elegir el orden correcto de los conceptos y cómo estos están jerarquizados.

Cita: Maglione, C. y Varlotta Domínguez, N.  (2001). Mapas conceptuales digitales: Serie estrategias en el aula 1 a 1. 1ª ed.- Buenos Aires, Edu.ar S.E.

  • María Mercedes Rago y María Rosa Rago
  • RG Consultoría y Capacitación